30

AGO

OFICINAS
QUE CREAN ENERGÍA

El edificio de oficinas Nordbahnstrasse en Viena, actualmente en obra, será capaz de producir toda la energía necesaria para su funcionamiento y el excedente podrá ser vendido al proveedor de la red. De ese modo, el negocio de los desarrolladores no solo será inmobiliario. Esta estrategia servirá, además, para solventar los costos de la instalación de los dispositivos de generación: paneles fotovoltaicos en techo y fachadas, una planta eólica y un sistema geotérmico.

El proyecto apunta a conseguir una certificación “Green Building Gold” bajo las normas alemanas DGNB, similares a las Leed estadounidenses pero con mayor posibilidad de regionalización, según explica el arquitecto Martin Jasper, responsable del proyecto.

La factoría de energía está focalizada en el aprovechamiento de tres fuentes renovables: sol, viento y geotermia. En primer lugar, la terraza del edificio estará ocupada por paneles fotovoltaicos, a los que se sumarán celdas integradas a la fachada (en el vidrio de las ventanas y en los antepechos).

También se instalará una planta eólica en el techo (50Kw en 8 turbinas). “Fue un desafío llevar adelante esta idea porque no existen en Viena nada similar y tuvimos que cumplir muchos requisitos”, aclara Jasper. Luego de sopesar varias alternativas, eligieron generadores verticales porque generan menos ruido: “Fue necesario diseñar los dispositivos para que no se generara hielo en las aspas ya que los trozos podrían dañar a los transeúntes durante el funcionamiento de los molinos”, señala el proyectista. Además, las autoridades exigieron un estudio de las sombras proyectadas por los elementos en funcionamiento. Las turbinas fueron orientadas de manera que no generen molestias en el tránsito ni a los vecinos.

La central geotérmica funcionará en el subsuelo del edificio. El sistema aprovecha la diferencia de temperatura entre la superficie y las napas subterráneas para calentar o enfriar agua. A través de una perforación se hace circular el agua por cañerías. A través de una bomba de calor, se realiza un intercambio con un circuito cerrado en el edificio para acondicionar los ambientes a través de serpentinas en las losas. A su vez, la circulación del agua por diferencia térmica también genera energía. “Lo más caro de este sistema es la perforación y la bomba, pero en el tiempo rinde más y libera el techo para el sistema eólico y fotovoltaico”, explica Jasper justificando porqué no se consideró la instalación de paneles solares para calentamiento de agua. “En este caso, para lograr la cantidad de energía de cosecha necesaria se debería llenar el techo de paneles solares. Otro punto a favor del sistema geotérmico es su utilidad en invierno y verano”, concluye el especialista.

Los esfuerzos por minimizar el impacto ambiental del funcionamiento del edificio están enfocados a evitar las pérdidas de energía a través de una estudiada resolución técnica de la envolvente y la inclusión de parasoles comandados por sensores. El edificio tiene un sistema de monitoreo del consumo y producción de energía, con mediciones cada 15 minutos. Además, el proyecto incluye terrazas verdes para recolectar agua de lluvia, que debe ser absorbida dentro del lote ya que las disposiciones municipales no le permitían devolver agua de lluvia a la ciudad.

Sistema alemán de certificación de sustentabilidad

El DGNB es un sistema de certificación de construcciones sustentables desarrollado en Alemania en 2007. De igual modo que las Leed, las alemanas son normas de certificación voluntaria y una herramienta de marketing para los desarrolladores. La Asociación para la Difusión de la Creatividad en el Diseño impulsa la adaptación de las DGNB a la realidad social local, desarrollando normas aplicables a edificios nuevos, existentes y a distritos urbanos. El primer paso de la adaptación es la traducción de las normas al español para luego abrir el tema a debate. En Jujuy ya se construyó un edificio pequeño sede de un centro de capacitación que obtuvo el pasaporte energético clase B, cinco puestos más alto respecto de una construcción estándar. Allí, Jasper trabajó junto con la Fundación Andina, utilizando tecnología y materiales locales, quien asegura que hasta es posible considerar el adobe y el diseño bioclimático.





Fuente:
arq.clarin.com



www.oppelarquitectura.com.ar

Copyright © 2012 Oppel Arquitectura.
Todos los derechos reservados

//

© OPPEL 2012 HOME