Una caja entelada en raffia negra constituye el sobrio marco sobre el que se recortan los diferentes sectores de este sótano destinado al entretenimiento –bar, música, cine, juegos–. Los muebles y objetos, en blanco, rojos y el omnipresente negro, aportan vida y luz y parecen suspendidos en el espacio.

Oppel Arq © 2015