Al arte de encarnar una personalidad propia y, a la vez, integrarse con el entorno, esta vivienda lo alcanza con creces. La fórmula: una elegante especie de minimalismo colonial.

Oppel Arq © 2015