Se buscó que este altillo fuera un ambiente para el más absoluto relax, donde el dueño de casa diera rienda suelta a sus aficiones –reunirse con amigos, el buen vino, el piano– pero con la particularidad de disfrutar de las mejores vistas del jardín y la laguna.

Oppel Arq © 2015